2 ago. 2014

El tiempo todo lo cura

Durante toda tu vida encontrarás momentos en los que eres inmensamente feliz y otros en los que eres un desdichado y es eso lo que hace especial la vida, pues aprendes tanto de ella que te vas haciendo cada vez más y más fuerte. Luchas, mejoras e intentas superar todos los obstáculos que se te presenten de una forma más o menos digna. Porque todos podemos superarlos, solo debemos ser lo suficientemente fuertes mentalmente para hacerlo de la mejor forma posible, sin que nos afecte en exceso.

Pero esas luchas ocurren día a día, pues tenemos problemas continuamente (algunos más que otros) tanto económicos, amorosos, familiares, de salud, etcétera. Hay problemas de todos los colores, pero también hay tantas soluciones como personas existen, pues la creatividad nos ayuda a resolver los problemas que se nos presentan.

Es importante que cuando ocurra algún contratiempo no te vengas abajo en ningún momento pues aquellos que te hicieron daño o te lo hacen, seguramente seguirán haciéndotelo, pero tú no serás capaz de anteponerte a ellos ni sobreponerte. Así que estarás indefenso ante ellos.

Debes olvidar lo máximo posible aquello que te ha hecho daño -sé que es imposible olvidar, siempre se puede perdonar pero el recordar lo que un día te hizo pequeño te ayudará a ser grande día tras día- y rodearte de aquellos que te quieren y están a tu lado en todo momento para así tener un punto de apoyo con el cual renacer de las cenizas y alzarte fuerte, como siempre lo has sido aunque alguien haya intentado hundirte.

Y es ahí donde la familia debe estar -en los buenos momentos, pero sobre todo en los malos- pues ellos deben tirar de ti, hacer que lo veas todo de otra forma, que avances, que mejores, que vuelvas a estar anímicamente como tú eres. Como si nada de eso hubiera pasado, pero habiendo aprendido una importante lección.

Yo no soy la más indicada para dar consejos, pues solo tengo 22 años, pero sé bastante de altibajos, de problemas y por eso digo que la familia siempre debe estar ahí. 

Pero familia, no os desesperéis, cada persona requiere un tiempo para volver a encontrarse como antes tras una época mala. Solo debéis estar ahí, junto a él/ella y esperar, que sea capaz de darse cuenta de aquello que le hacéis ver día tras día pero de lo que no es consciente todavía. Los problemas ocurren, sí, pero también desaparecen. No podéis intentar acelerar el proceso de una persona pues es bastante difícil. Lo que sí debéis hacer es estar ahí, y tenderle la mano en todo momento.

Hay que dejarse llevar por los altibajos y disfrutar de la vida, aprender de los errores y lecciones que éstos nos brinda y seguir, avanzar y crecer.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

aprendiendo a toda costa anterior aprendiendo a toda costa - siguiente aprendiendo a toda costa - home