23 ago. 2014

Energía recargada

Después de cuatro días al ladito de la playa, descansando y disfrutando el tiempo al máximo, hemos vuelto con las pilas bien cargadas de energía. Y es que no hay nada como desconectar de la rutina diaria con un poco de playa: mar y sol tooodo el día.

Descansar de tanto tráfico, tanto bullicio, prisas, carreras, aburrimiento y calor, sobre todo del calor. Pasar el tiempo en familia y disfrutar todo lo posible porque dentro de poco empiezo las clases de nuevo: nuevos retos, nuevas metas, nuevas aventuras. Y es que estoy deseando aprender, empaparme de todo lo posible y para poder ser una buena maestra.

Hace tiempo vi una chica en Instagram con el reto de los #100díasfelices. Este reto consiste en subir una fotografía de algo que te haya hecho feliz día tras día. Me ha parecido una gran idea, puede que suene absurdo, pero a veces no somos capaces de captar aquellas pequeñas cosas que suceden en nuestras vidas porque estamos demasiado centrados en las obligaciones y la rutina, somos infelices sin darnos cuenta y porque nosotros queremos principalmente.

Soy una persona muy nerviosa y normalmente me tomo todo muy a pecho, con lo cual siempre vivo estresada y agobiada, con lo cual me vendría muy bien este reto para darme cuenta de las cosas que realmente merecen la pena y que hacen que yo sea feliz. Ya está bien de centrarnos en los aspectos negativos de nuestra vida y ¡vivamos!

Siento haberos dejado tan abandonados, pero como no tenía internet me ha sido imposible escribir en el blog, he estado completamente incomunicada. Incomunicada de RRSS quiero decir, nada de internet y lo básico de comunicaciones por WhatsApp. Eso sí es felicidad. Vivimos muy enganchados al móvil y no disfrutamos de lo que nos rodea que es lo realmente importante.

Volviendo al reto de los 100 días felices quiero decir que quizá me apunte al reto o lo haga por mi cuenta, si queréis echarle un vistazo entrad en 100happydays porque tenemos que sacar el máximo partido a nuestra vida y mirar las cosas buenas que tiene esta preciosa aventura.

Como además tengo unos cuantos retos por delante, me gustaría planteármelo para ver si soy capaz de conseguirlos y hasta donde puedo llegar - cuánto puedo llegar a dar de mí misma a los demás. Porque eso es lo verdaderamente importante, estar por y para los demás. Ser solidarios y ayudar en todo lo posible a quienes lo necesitan de verdad.

Todos tenemos carencias, algunos material, económica, personal... y debemos ser capaces de intentar suplirlas ayudando a solucionar todos esos problemas (Parezco Esperanza Gracia - Al menos yo no os cobraré por mis consejos)

Que disfrutemos un poco más la vida, que veamos las cosas del color que son y no las convirtamos en blanco y negro. Vivir, aprender, disfrutar, compartir, dar... Todo es sinónimo de felicidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

aprendiendo a toda costa anterior aprendiendo a toda costa - siguiente aprendiendo a toda costa - home