27 ago. 2014

Es imposible querer a alguien sin haberlo visto antes

Siempre he oído eso de 'es imposible querer a alguien sin haberlo visto antes' y siempre he pensado que era mentira.

Cuando hablas con alguien, sin haberlo visto, eres capaz de ver a la persona en sí, su personalidad, sus sentimientos y sus miedos, sus virtudes y sus carencias. Si bien solo te mostrará aquello que él o ella quiera que veas y puede que se invente absolutamente todo lo que te diga, pero sería muy difícil mantener la mentira durante mucho tiempo.

Gracias a ese gran mundo llamado Internet pude conocer a una de las personas más importantes de mi vida. Nos contábamos todo, nuestro pasado, errores, miedos, incertidumbre, deseos, gustos... Nunca imaginé que una cajita te pudiera dar tantísima felicidad. Gracias a él los días pasaban más rápido. Recibir un SMS suyo o un correo era lo mejor del mundo entero ¿Cómo unas palabras escritas pueden hacerte sentir tan bien? No lo sé. Tampoco sé cómo pude enamorarme de él sin haber escuchado su voz, sin haber visto su sonrisa y sin haberle mirado a los ojos.

Pero sucedió, y puedo corroborar que es posible querer a alguien sin haberlo visto antes.

No sé si es el destino, pero así sucedió. No teníamos prácticamente nada a favor y sin embargo él lo dio todo por mí -sin haberme visto antes-. Fue a estudiar a Málaga para estar más cerca de mí, para tener la oportunidad de quedar conmigo y así poder verme todos los días. Puede que algunos lo califiquen como un error, yo lo califico como algo que era necesario que ocurriera.

Juntos hemos vivido muchas aventuras, tanto buenas como malas, y hemos aprendido a superarnos y apoyarnos el uno al otro sin dejar que ninguno de los dos se desmorone. Porque si no fuera por él no sé qué habría sido de mí cuando pasé por esa época tan mala. Y todo ocurrió sin habernos visto antes.

Apostamos por nuestra relación aun sin habernos visto, porque nos enamoramos de nuestra forma de ser. Sí, nos vimos en una mini foto pequeñita en el Messenger, pero no es lo mismo que ver a alguien en persona. Por aquel entonces tenía 17 años y no tenía la mentalidad ni la soltura de las niñas de hoy en día, no, yo era tímida, precavida, reservada y asustona. Tras mucho insistir decidí quedar con él, después de 6 meses y por fin lo vi en persona. Y ya no solo me enamoré de su personalidad y su forma de ser, me enamoré de él al completo.

Puede que parezca que no, pero hemos vivido millones de aventuras y espero vivir muchísimas más agarrada de tu mano.


Acerca de mí

Hola, soy Cristina y soy Maestra de Educación Primaria, de la especialidad de Escuela Inclusiva. Tengo 24 años y me encanta la educación y el diseño. Espero que disfrutéis de este espacio tanto como yo.

2 comentarios:

aprendiendo a toda costa anterior aprendiendo a toda costa - siguiente aprendiendo a toda costa - home