15 ago. 2014

¿Qué es la rutina?

La rutina está compuesta por aquellos hábitos que realizamos día a día de forma más o menos organizada y diaria. Casi siempre sucede de la misma forma, nos levantamos a tal hora, desayunamos, nos arreglamos, cogemos nuestras cosas y ¡hale! a la universidad, el instituto, el trabajo o lo que quiera que sea.

Después de pasar varias horas haciendo nuestras obligaciones volvemos a casa o seguimos con otros hábitos de nuestro día a día, como puede ser ir a otras clases, a la biblioteca, estudiar, hacer deberes, ir al gimnasio, correr, hacer algo de ejercicio en casa, tumbarnos y escuchar música, cualquier cosa.

Y a veces nos hartamos de vivir así, de hacer siempre las mismas cosas, de tener tantas obligaciones que nos lapidan y nos enterramos en papeles y trabajos. Parece que las horas no pasan, que el viernes nunca llegará para tener algo de respiro, para apartar a un lado todos esos papeles y trabajos y disfrutar junto a quienes queremos.

No disfrutamos de nuestra vida.

Dejamos que pase pensando en un día futuro, y cuando llega puede que descansemos un poco, que tomemos una bocanada de aire y nos llenemos los pulmones para empezar la siguiente semana con más fuerza, con más ganas y con más energía. Al fin y al cabo el año pasa así, semana tras semana componiendo meses, cuatrimestres y años.

El verano llega tarde o temprano -más tarde que temprano-, y parece que nunca llegará, que nunca dejaremos esa rutina para descansar un poco y despejarnos. Pero si lo pensamos bien, estamos desaprovechando el tiempo que tenemos año tras año.

Conforme el tiempo pasa los problemas aparecen y se amontonan al igual que los papeles y los trabajos, llenamos nuestro corazón y nuestra alma de pesar, y entonces llega el estrés y la ansiedad. Debemos liberarnos de cosas malas, debemos organizarnos para que no nos agobiemos de una manera exagerada y, sobre todo, debemos aprovechar el tiempo, tomárnoslo con calma, disfrutar el momento.

La vida es maravillosa aunque a veces todo nos parezca negro, aunque nos tomemos todo a la tremenda y solo queramos fijarnos en las cosas malas. Entonces solo tenemos que coger nuestro objetivo y enfocar aquello que tenemos, las personas que nos rodean, el amor que nos infunden, lo bueno que hacen por nosotros y disfrutar cada etapa de nuestra vida.

Porque todo está compuesto por etapas y todas pasan. Cuando mire atrás me acordaré de esos momentos que disfruté y de los que desaproveché, de lo mal que lo pasé y lo estúpido que es ahora, habiendo pasado ya tantos años. Porque luego lo ves una tontería, luego te das cuenta de que hiciste un mundo de nada y te ríes de ti mismo.

Disfrutemos cada etapa de nuestra vida, pues estamos haciendo aquello que queremos o necesitamos hacer, porque todo tiene un objetivo y lo has establecido tú mismo. Todo requiere esfuerzo, pero no debemos pensar solo en el esfuerzo que debemos realizar, en las fechas en las que todo se complica y tomemos aire no solo los fines de semana, sino cada vez que necesitamos reflexionar, meditar y evocarse de todos los problemas.

Porque la rutina, junto a las personas que queremos, es menos rutina y más vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

aprendiendo a toda costa anterior aprendiendo a toda costa - siguiente aprendiendo a toda costa - home