10 ago. 2014

Una noche mágica

Anoche fui a una de las barbacoas que llevan haciendo los tíos de Jose desde hace años y no me lo pude pasar mejor. Había de todo, farolillos, luces, una mesa inmensa, barbacoa, patatas, tortilla ¡de todo!

Espero poder celebrar una fiesta así en mi casa algún día, con sus elementos decorativos y toda la parafernalia. Fue una noche mágica y aunque me gustaría haber hecho una buena foto a la luna no pude porque no me llevé el zoom 55-200VR. Me quedé un poco con las ganas pero no me puedo quejar, porque el paisaje y las nubes se ven estupendamente en algunas fotos que hice.

No hay nada mejor como pasar una noche al fresquito en un ático con buena compañía y buena comida. Nos hinchamos de comer; que si hamburguesas, filetes de pollo, de lomo, muslitos... Además de patatas fritas, bebidas, tortilla y ensaladilla rusa. Todo para chuparse los dedos.

Además conocí a dos perritas de los tíos de Jose y me quedé enamoradita de ellas. No les hice fotos pero son preciosas. Una pomerania y una yorkshire. La pomerania tiene un pelaje suavísimo y es tan bonita que se me ha antojado una, así que cuando tenga mi casa y sea "mayor" a lo mejor tengo una pomerania, un golden retriever y un husky siberiano, vamos un zoológico -se van añadiendo razas conforme voy creciendo-. Y la yorkshire es también un encanto, cuando empezabas a hacerle mimos a la otra se ponía celosa y saltaba para que le prestaras atención a ella.

El caso es que tenía muchísimas ganas de participar en una de las famosas barbacoas de las que tanto se ha hablado desde que estoy con Jose y que nunca había podido experimentar y ha sido genial. Gracias por invitarme y hacerme pasar un rato tan agradable.













No hay comentarios:

Publicar un comentario

aprendiendo a toda costa anterior aprendiendo a toda costa - siguiente aprendiendo a toda costa - home