12 sept. 2014

Esclava en tu propia casa

Hay cosas que me dan muchísimo coraje. Por más que las pienso y más vueltas que le doy a mi cabeza no le encuentro ningún sentido al hecho de tratar a las personas de distinta manera.

¿Cómo se puede criar a los hijos de forma tan diferente? Se supone que a todos tienes que inculcarles los mismos valores, que deben respetar las mismas normas y que deben tener obligaciones. No me parece nada justo que unos tengan ese peso sobre los hombros y los demás pasen completamente del tema, como si la historia no fuese con ellos.

Lo peor de todo es que los padres lo consienten y le miman, y le valoran mucho más que a aquellos que hacen las cosas bien, que siempre miran por los demás y que cumplen con todas las normas y obligaciones. Entonces ¿qué estáis dándole a entender a aquel o aquellos que hacen siempre lo que quieren? ¿Que sigan igual y conseguirán muchas más cosas que quienes actúan correctamente? No lo entiendo de verdad.

Puede que cuando sea madre y tenga varios hijos vea las cosas de diferente forma, porque ahora mismo lo que veo es una desigualdad como un templo. Es muy hipócrita procurar para tus hijos unas cosas y luego hacer otras. Si actúas así, al que le haces todo y al que mimas por encima de los demás, va a acabar fatal porque no tendrá valores ni sabrá seguir normas y mucho menos tener obligaciones el día de mañana. Y a no ser que tenga muchísima suerte en la vida no va a conseguir nada por él o ella mismos.

A los que hacen las cosas bien se les mira con lupa, y en cuanto cometen un mínimo fallo o hacen las cosas regular ya se les está juzgando por ello; en cambio, a aquel que no hace nada, no se le recrimina que no haga bien las cosas, o simplemente las haga. Eso es muy de doble moral ¿no? 

Es posible que haya gente que se de por aludida con esta entrada, pero simplemente es una reflexión sobre aquello que llevo viendo toda mi vida, en casi todas las familias y que me duelen bastante aunque no las sufra directamente. En mi propia casa creo que no hay un trato equitativo para todos, es muy posible que sea imposible criar a todos tus hijos por igual y transmitirles los mismos valores y obligaciones. 

Hay veces en las que una tiene que desahogarse de una u otra manera, y yo creo que esta es la forma menos agresiva de hacerlo. En fin, espero que cuando sea madre sea capaz de criar a mis hijos por igual y no hacer ningún tipo de distinciones ni por sexo ni por edad, ni por personalidad... Todos deben tener las mismas obligaciones, a todos se les debe inculcar los mismos valores y todos tienen que cumplir unas normas; simplemente las normas de mi casa. Porque mientras vivan bajo mi techo -frase típica de madres- mis hijos harán lo que yo quiera y tendrán que seguir las normas que haya dentro de mi casa si quieren seguir viviendo en ella, eso es así. No pienso ser una esclava de mis hijos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

aprendiendo a toda costa anterior aprendiendo a toda costa - siguiente aprendiendo a toda costa - home