5 sept. 2014

Se acerca una sorpresa... ¿Para quién será?

Tengo mil cosas entre manos, y no sé ni por dónde empezar, pero las llevaré todas a cabo.

Estoy muy ilusionada con todo aquello que quiero hacer pero que no os puedo desvelar porque sino no sería una sorpresa. Es una sorpresa para alguien en particular que si me leyera, se la arruinaría y por eso prefiero mostraros toodos los detalles más adelante.

Últimamente no escribo tan a menudo pero... es que era un completo coñazo. Escribir todos los días y exprimirme el cerebro para pensar qué escribir, además de que vosotros tendríais que estar hasta el moño de mis reflexiones, mis ideas y mis tonterías ¡He llegado a escribir tres posts al día! Eso no hay cuerpo humano que lo resista...

Me gustaría hablaros ya que no puedo hacerlo de esa sorpresa -jijiji- de mi día a día. No es muy entretenido ni emocionante como las vidas de los protas de una peli o un libro pero la vida no es así. A veces me pongo a pensar y me digo: Cristina, si tu vida fuera un libro no lo compraría ni dios y es que creo que no hay vida más aburrida que la mía, sobre todo en vacaciones estando todo el santo día sin hacer nada.

Pero yo soy feliz así, con mi tranquilidad, mi descanso y mis buenas horas de sueño, porque una de las cosas que más me gusta en el mundo es dormir y estar relajada en la cama. Supongo que es algo que tiene que ver mucho con los dolores de espalda que tengo todos los días, ya que si estoy mucho tiempo sentada ya no sé cómo ponerme porque me duele todo y lo mismo si estoy andando o mucho rato de pie, es un fastidio...

Aun así merece la pena el dolor de la espalda con tal de jugar a mi querido Diablo III Reaper of Souls, no os quiero comer la cabeza otra vez con el juego, solo decir que es algo que me encanta. De verdad, uno de los mejores juegos a los que he tenido la oportunidad de jugar y la historia es INCREÍBLE. Solo deciros que si por aquí hay alguien que juegue al Diablo III mi BattleTag es CristinaLL#2895 por si queréis agregarme.

En fin, solo deciros que prometo enseñaros todas esas cosas, sorpresas y demás que me vuelven loca y que hacen que tenga más ganas de vivir. Porque no hay nada mejor que hacer sorpresas a quienes te rodean, porque se lo merecen y porque me hace la mar de feliz hacer este tipo de cosas. Puede que sea una de las pocas personas que se emociona más haciendo regalos que recibiéndolos.

Porque el detalle lo es todo, y cuidar cada uno de los elementos que tienen que ver en el regalo es fundamental para que sea original y sobre todo personal. Es como si estuvieras entregando un poquito de ti en cada detalle.

Espero que no me hayáis echado mucho de menos, pero es necesario dosificar un poco, sobre todo ahora que se acercan las clases. Que tengáis un felicísimo fin de semana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

aprendiendo a toda costa anterior aprendiendo a toda costa - siguiente aprendiendo a toda costa - home