3 jul. 2017

Que pare el mundo que yo me bajo aquí -por ahora-

Portada: Que se pare el mundo que yo me bajo aquí -por ahora-

Empecé a trabajar el 20 de febrero y desde entonces mi vida ha sido un no parar. Un no parar de autobuses. De mirar el reloj para controlar qué autobús coger, cuándo, cuánto se retrasa, si llegaré a tiempo o no. El trabajo me pillaba en la otra punta de Málaga y no tengo coche así que ha sido una auténtica locura.

Que yo entiendo que para quien viva cerca o tenga coche el trabajo le venga de maravilla, pero con lo que cobraba y la de virguerías que tenía que hacer para llegar allí y volver pues no merecía mucho la pena.

En este período de tiempo he tenido que coger hasta 8 autobuses al día. Por la mañana hacía el voluntariado como maestra sombra en un cole de la Carretera de Cádiz, por la tarde tenía que volver a la Carretera de Cádiz para el trabajo y después (dos días a la semana) tenía que ir hasta Teatinos a dar clases particulares. 4 autobuses por la mañana (2 ida y 2 vuelta), 4 autobuses por la tarde (2 ida, 1 ida a clases particulares y 1 vuelta a casa). Tiempo total semanal fuera 18h y tiempo total semanal trabajado 24h y 30 minutos. Lo cual quiere decir que perdía a la semana 18 horas. 18 horas sin cobrar y las trabajadas cobrando muy poquito.

Y yo pensaba: hostias, necesito descansar. Esto no tiene sentido. Me estoy pegando una paliza y los resultados (económicos) no son muy buenos. ¿Quiere esto decir que si me llaman vaya a decir que no? Absolutamente no. Necesito el dinero, necesito la experiencia, necesito conseguir objetivos y esto quiere decir alcanzar metas que no parecen muy buenas pero que actualmente son las que hay. Aspiro a más, sí, pero esto no quiere decir que yo sea mala o que sea floja o mil cosas más. El problema es que solo trabajaba 8 horas a la semana y si hubieran sido más no habría problema porque me ahorraría tiempo de viaje y echaría las horas que necesitara sin tener que desplazarme.

Este verano no me han llamado para el campamento pero como siempre hay que verle la parte positiva a todo diré que necesito tomarme vacaciones. No voy a dejar de coger autobuses porque sigo con las clases particulares todo el verano pero no se pueden comparar 4 autobuses a la semana a 32 que cogía antes.

Estos meses he conocido a gente maravillosa. He aprendido y crecido personal y profesionalmente. He llenado mi corazón de sentimientos que nunca jamás había experimentado antes. Sentimientos de impotencia, de impaciencia, de enfado, de risas, de cariño... Creo que conocer al niño del que soy maestra sombra ha sido una de las mejores cosas que me han podido pasar en la vida.

S. (el niño del que era maestra sombra) quería borrarme con la goma la mayoría de los días -a mí y al profe para no tener que ir más al colegio- pero 2 segundos después me pedía perdón, me daba un abrazo y me pedía que no me fuera.

A final de curso estaba contentísimo, trabajaba super bien porque se avecinaban las vacaciones y he visto un avance en él espectacular. El último día estuvo todo el rato enganchado a mí dándome besos y abrazos diciéndome que me quiere mucho, que me iba a echar mucho de menos y que gracias por los regalitos que le hice -de Thomas y sus amigos que le vuelve loco- y yo con la lagrimita asomando que con lo llorona que soy me sorprendió no haberme echado a llorar como la drama queen que soy.

Esas pequeñas cosas son las que te hacen seguir para adelante. Darte cuenta de que vas por el buen camino. Que tienes que seguir luchando, preparándote, mejorando para llegar a donde quieres estar: Al frente de una clase con 20-25 niños/as con los que aprender, mejorar, crecer y llenarte de cosas bonitas y no tan bonitas.

En el refuerzo educativo todo ha sido muy dispar. El último mes ya no me venían niños porque ya estaban cansados de tener que ir a refuerzo hasta el último mes de cole y solo tuve a 3 de ellos de 8 que tenía.

Les preparé unas cartitas para despedirme de ellos pero no vinieron a recogerlas, así que aquí las tengo. Pero una niña tiene un abuelo apañadísimo, pendiente de su nieta al 100%, muy comprometido con el refuerzo... y me dijo unas palabras que no se me olvidarán nunca: "Ha aprobado todo según me ha escrito el padre y creo que mucha parte de culpa la habéis tenido ahí, por tanto muchísimas gracias por la ayuda y la simpatía que has derrochado con ella. Espero que coincidamos de nuevo en otra ocasión y repito GRACIAS."

TRANS - Refuerzo EducativoTRANS - Refuerzo Educativo. Mis niñas

TRANS - Refuerzo EducativoTRANS - Refuerzo Educativo. Mis niños

S. me regaló esto: Gracias seño Cristina por ayudarme a trabajar


Ahí te das cuenta de que aunque estés -como yo digo- dejada de la mano de Dios: buscándote la vida, poniéndote trabas por todos lados y sintiéndote tan sola, has estado haciendo las cosas bien. Porque alguien te lo ha agradecido, porque has visto resultados académicos y comportamentales, porque has ayudado a muchos niños que se encuentran en situaciones desagradables y te han contado sus problemas, te han dejado ayudarles y eso es lo más importante.

Ahora tocan dos meses de "descanso" y a ver qué nos depara el futuro. Por lo pronto, si no me sale nada mejor seguiré en septiembre con S. que solo llevo una semana sin él y ya lo echo infinitamente de menos (el madrugar no lo echo de menos, por cierto). Que tengáis un fantástico veranito. Siento el parón tan inmenso que he tenido pero como os he contado no he estado a penas en casa. Nos vemos más a menudo por aquí.


Para que no perdáis el hilo de lo último que hay en el blog echad un vistazo a estos tres últimos posts. Mis imprescindibles para el bullet journal. Mis funciones como maestra sombra. Dad la bienvenida al calendario de Mayo.

Imprescindibles bullet journalFunciones como maestra sombraCalendario de Mayo
NEWSLETTER

No hay comentarios:

Publicar un comentario

aprendiendo a toda costa anterior aprendiendo a toda costa - siguiente aprendiendo a toda costa - home